Home » Vida Saludable » Un científico chino asegura haber creado dos bebés modificados genéticamente

Un científico chino asegura haber creado dos bebés modificados genéticamente

Un científico chino asegura haber creado los primeros bebés modificados genéticamente

Han nacido dos niñas gemelas, Lulu y Nana, cuyo ADN se modificó para darles ‘protección’ frente al VIH

La investigación no se ha publicado en ninguna revista científica, por lo que sus datos no han podido contrastarse

“Si se ha hecho, es una irresponsabilidad”, dicen los científicos

El científico chino de la Universidad de Shenzhen He Jiankui asegura haber creado los primeros bebés modificados genéticamente. Según ha señalado a la agencia AP, dos niñas gemelas cuyo ADN fue editado mediante la técnica CRISPR-Cas9, también conocido como ‘corta-pega’ genético, nacieron este mes.

Si la afirmación de He es cierta, sería la primera vez que dos seres humanos nacen después de que sus genes hayan sido modificados en la etapa embrionaria. Esta práctica está prohibida en Europa y EEUU.

Al parecer, el investigador chino alteró los embriones de siete parejas que iban a someterse a tratamientos de reproducción asistida, pero sólo uno de los embarazos llegó a término.

Según ha explicado el propio investigador chino, la modificación genética no se llevó a cabo para eliminar ninguna enfermedad genética, sino para conferir a las pequeñas, llamadas Lulu y Nana, una habilidad natural para resistirse a una posible futura infección frente al VIH. Para ello, ‘desactivaron’ el gen CCR5, que es una especie de puerta de entrada para el virus del sida.

Este hecho ha provocado las críticas de distintos científicos, que acusan a He de experimentación con seres humanos y de aplicar la edición genética no con un fin terapéutico sino para realizar una mejora en el ADN. La práctica, denuncian, cruza una nueva frontera tanto médica como ética.

De cualquier forma, los datos proporcionados por He no han podido ser contrastados, ya que el caso no se ha publicado en ninguna revista científica, como es habitual. He Jiankui lo reveló a la organización de una conferencia internacional sobre edición genética que se celebrará esta semana en Hong Kong y ha publicado varios vídeos dando detalles de su investigación.

En estos vídeos, He asegura que eligió realizar la edición genética contra una posible infección por VIH por el grave problema que la infección genera en China. Sin embargo, varios especialistas ponen en cuestión que esa haya sido la finalidad del experimento y advierten de los riesgos de utilizar la edición genética en embriones humanos, porque todavía no se conocen los efectos a medio/largo plazo de estas técnicas.

Lluis Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), que conoce a fondo la técnica CRISPR, es uno de estos investigadores críticos.

“Es una irresponsabilidad aplicar técnicas de edición genética en embriones humanos, cuando todavía no sabemos controlarlas ni son lo suficientemente seguras”, comenta Montoliu, que recuerda que “aún no sabemos si es cierto lo que han anunciado” y apunta que la difusión de la noticia podría beneficiar a las empresas biotecnológicas que posee He.

De confirmarse, señala el investigador, este caso supondría “cruzar una nueva línea roja”, ya que la edición no se habría realizado con el objetivo de curar una enfermedad, sino de mejora del ADN.

“Si en algo existe bastante consenso en la comunidad científica es que si la edición genética llegue a producirse, si se garantiza que es eficaz y es segura, su empleo deberá hacerse con finalidad terapéutica, y no de mejora genética, como es el caso”, añade.

‘Una gran responsabilidad’

Por su parte, He ha declarado que siente que está “afrontando una gran responsabilidad no sólo por hacer algo por primera vez, sino por servir de ejemplo. La sociedad tiene que decidir qué hará después”, señaló a AP cuando se le inquirió si este tipo de experimentos -más que cuestionados- deberían continuar o ser prohibidos.

“Se que mi trabajo es controvertido pero creo que las familias necesitan esta tecnología y estoy dispuesto a asumir esas críticas”, admitió.

He Jiankui aclaró que los padres de estas dos niñas -Mark y Grace- no quieren aparecer en público, pero en una serie de vídeos que difundió en YouTube, explicó que las dos pequeñas “llegaron llorando a este mundo hace algunas semanas, tan saludables como cualquier otro bebé. Las niñas están ahora en su casa”, se le escucha decir.

Según su relato, Mark es portador del HIV y eso le ha obligado a afrontar la habitual “discriminación” que soportan estas personas. “Mark y Grace no se podían permitir traer al mundo a un niño que tuviera que soportar ese miedo”, precisó.

En esas mismas grabaciones, He Jiankui opina que llamar a estos recién nacidos “bebés diseñados es una equivocación. Es un insulto para los padres que tienen enfermedades genéticas. Pretende crear miedo y odio a través del asco. Un niño no es algo que se pueda diseñar y no es eso lo que quieren los padres. Ellos son portadores de enfermedades genéticas mortales que sólo representa un pequeño error en un gen de entre 20.000. Si podemos ayudar a que esta familia proteja a sus niños sería inhumano no hacerlo”.

Según el biólogo, su equipo realizó una profunda reflexión antes de acometer los ensayos pero llegó a la conclusión de que “la ética está de nuestro lado en la historia”, comparando sus ensayos a la fertilización in vitro de los años 70.

“No hay duda de que en 20 ó 30 años no existirá ninguna duda moral sobre las intervenciones genéticas”, añadió.

En su exposición grabada, He Jiankui insiste en que ha diseñado todo un catálogo de principios para estos ensayos genéticos que rechaza por ejemplo aplicarlos para elegir el color de la piel, de los ojos, aumentar la inteligencia o la selección del sexo del bebé. “Esas pruebas deberían ser prohibidas”, insiste.

El experto chino se formó en las universidades estadounidenses de Rice y Stanford y regresó a su país bajo el programa de captación de talentos apadrinado por el gobierno de Pekín.

Un amplio contingente de científicos se opone a este tipo de ensayos, que para ellos equivale a pruebas con seres humanos al margen de toda moral y ética.

La información difundida por He Jiankui provocó de inmediato una acalorada reacción entre los expertos. Para el doctor Kiran Musunuru, de la Universidad de Pennsylvania (EEUU) y editor de una revista de genética, se trata de algo “inconcebible.. un experimento con seres humanos que no es moral ni éticamente defendible”, según afirmó a AP.

Musunuru y otros como George Chuch, de la Universidad de Harvard, han cuestionado incluso la utilidad de esta prueba que consideran insuficiente o incompleta a tenor de los datos que ha proporcionado el propio He Jiankui.

Este último opinó que la técnica aplicada por el equipo chino sugiere que están “más interesados en la experimentación” que en “evitar enfermedades”.

Coincide con este punto de vista Lluis Montoliu, quien apunta que los investigadores implantaron los dos embriones modificados pese a saber que uno de ellos sólo portaba una copia editada del gen, en lugar de las dos que se perseguían.

“En un 50% de los casos no lograron lo que querían. Y aún así se atreven a decir que la técnica es segura y está controlada. Esa afirmación no se sostiene”, zanja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>