Home » Vida Saludable » Rato invirtió en Bankia menos del 10% de lo que ganaba, pese a impulsar la salida a Bolsa

Rato invirtió en Bankia menos del 10% de lo que ganaba, pese a impulsar la salida a Bolsa

El ex presidente de Bankia y ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, ayer en el juicio. EFE

Resulta impresionante ver en la sala de la Audiencia Nacional cómo el preso Rodrigo Rato ha pasado de estar 22 años seguidos con escolta a no dar ya un paso sin vigilancia policial. Incluso cuando conversaba con su abogado Ignacio Ayala en un receso del juicio iniciado ayer, un miembro de la Policía Nacional no le quitaba ojo a medio metro. El ex dirigente del PP es el rostro del ‘caso Bankia’, pero junto a él, en primera fila, había ex miembros de IU, socialistas, sindicalistas, empresarios y demás miembros de la cúpula de la época.

Rato aparentó estar algo más delgado que el 25 de octubre, cuando ingresó en la prisión de Soto del Real por su primera condena -la de las llamadas tarjetas black- pero siguió el juicio con la serenidad que suele mostrar en días tan señalados. Su abogado lanzó un argumento en favor de Rato que, tras lo que se ha conocido después, no es precisamente exculpatorio. Recordó a la jueza Ángela Murillo que su defendido no podía pretender estafar a los inversores en la compra de acciones de Bankia, porque él mismo había comprado títulos en aquel julio de 2011 cuando la salida a Bolsa. El dato que dio Ayala es que compró 66.000 títulos que, a un precio de salida de 3,75 euros, costaron al entonces presidente de Bankia 247.500 euros. En la oferta de suscripción era lo máximo que podía adquirir como particular -qué menos siendo el presidente-, pero ahí se quedó. En los meses siguientes no compró ya ninguna más ni para mostrar confianza y, de hecho, otros consejeros de Bankia controlaban más títulos que él, según lo comunicado a la CNMV. Esta cifra invertida no llega ni al 2% del patrimonio que le atribuye Hacienda y ni siquiera al 10% de lo que después se ha conocido que ganó sólo ese año 2011 al frente del banco, según la investigación judicial. Obtuvo 2,32 millones de sueldo fijo a lo que hay que añadir 835.000 euros que cobró, según la Fiscalía, como comisión corrupta por ayudar a las agencias de publicidad Publicis y Zentith a lograr contratos en Bankia a través de su cómplice Alberto Portuondo.

Todo ello sin contar las tarjetas black -que le reportaron cerca de 100.000 euros a lo largo de su paso por el cargo- ni el bonus de hasta el 70% adicional del sueldo que el ex ministro pensaba cobrar tras la salida a Bolsa y que, finalmente, no logró un año después tras su relevo por José Ignacio Goirigolzarri.

El propio Goirigolzarri invirtió en 2013 el 100% de su sueldo anual, 500.000 euros, en acciones de Bankia, y otros presidentes del Ibex dedican cantidades superiores a comprar títulos de sus compañías para dar confianza, por lo que el esfuerzo de Rato fue más que contenido en la operación bancaria que impulsaba. El abogado del ex banquero también aportó transcripciones de la comisión parlamentaria de investigación y un informe del Banco de España destinados a probar que no hubo tal estafa, sino que las cuentas de Bankia tuvieron todas las bendiciones de los supervisores y auditores y que sólo empeoraron tras la salida a Bolsa como consecuencia de la nueva recesión en que recayó la economía española en la última etapa de Zapatero. La Fiscalía sí ve estafa e incluso manejó ayer la idea de añadir falsedad, lo que no sólo endurecería la pena de Rato, sino la de todos sus ex consejeros.

En la tercera fila seguía con estoicismo las intervenciones un debutante del banquillo, el ex ministro de Justicia, Ángel Acebes. Aunque fue secretario general del PP, se libró del caso Gürtel, y tampoco fue usuario de las black, pero el juez instructor de Bankia, Fernando Andreu, sí lo incluyó ayer entre los acusados de estafa y falsedad. En contraste con el amplio abanico de presos, condenados por otros delitos o caídos en desgracia presentes en la sala, Acebes continúa en la elite. Es socio del despacho de abogados MA, junto a José María Michavila, y miembro de la Comisión Ejecutiva de Iberdrola, la eléctrica que ha acusado a Bankia de estafa, pero que ha perdido el pleito por considerar el juez que, a diferencia de los inversores particulares, era una empresa que tenía que saber muy bien lo que hacía al comprar acciones.

El abogado de Acebes, Carlos Aguilar, pidió el archivo para él con un contundente despliegue de fechas. El ex secretario general del PP entró en Bankia tras la salida a Bolsa y la dejó nueve meses después, antes de que Rato formulara unas cuentas que, según todas las acusaciones, eran falsas. Pero Acebes tiene en contra que fue presidente de la Comisión de Auditoría de la entidad y que el auditor de Deloitte, Francisco Celma, -también acusado y tomando notas cuando hablaba Aguilar- sostiene que le avisó de los problemas contables.

Rato basará parte de su defensa en la connivencia de la cúpula del Banco de España. El presidente de la Asociación de Inspectores que envió en 2006 la famosa carta alertando de la crisis, Juan Manuel Quintero, aseguró ayer que aquella “premonitoria” misiva fue enviada “por registro” al entonces ministro Pedro Solbes, que no hizo “ni puto caso”, según afirmó gráficamente en la presentación de El Libro Negro de Ernesto Ekaizer sobre la pasividad del Banco de España.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>