Home » Vida Saludable » Por qué los iPhone 8 y el iPhone X son más caros en España que en EEUU

Por qué los iPhone 8 y el iPhone X son más caros en España que en EEUU

La diferencia de precio entre EEUU (699, 799 y 999) y España (809, 909 y 1.159 euros) está fastidiando a los usuarios de Apple

Aunque el precio en dólares engaña, pues no lleva los impuestos de cada estado, siguen saliendo más baratos que en España

Los 10 primeros años del iPhone

Así se vivió en directo la presentación en el Apple Park

Sí, el iPhone X, el gran telefonazo de Apple con pantallón, reconocimiento facial muy avanzado y cámaras mejores que nunca, cuesta 1.159 euros. Es una cifra muy elevada y récord en la industria de los smartphones, pues es el precio básico: si se compra la versión de 256GB la cosa sube hasta 1.329 euros.

Sus ‘hermanos pequeños’, el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus no se quedan lejos tampoco: cuestan 809 y 909 euros respectivamente en sus versiones más económicas, y si se amplía su almacenamiento interno, el segundo puede pasar también sin problema la barrera de los 1.000 euros.

Dejando a un lado las opiniones sobre Apple, sus teléfonos, su competencia y otras cuestiones que se suelen tener en cuenta al hablar sobre si es buena ida o no pagar por un teléfono u otro, muchos interesados han apuntado a una diferencia entre el precio en euros y la cifra en dólares. En EEUU, el iPhone X arranca en 999 dólares, lo que al cambio en euros son unos 834 euros. Los dos iPhone 8 parten de 699 y 799 dólares, respectivamente, lo que son 584 y 667 euros.

¿Por qué esta diferencia de precio entre los dos países si el producto es el mismo? Esta pregunta es un poquito difícil de responder, pues no tenemos todos los datos necesarios para hacer un análisis más preciso. Sin embargo, con los impuestos en la mano, se puede entender todo un poco mejor.

Lo que cuesta en EEUU

Los tipos impositivos en EEUU son estatales, por lo que cada una de las regiones del país paga algo diferente por lo que compran. No queda ahí la cosa, pues también hay que sumar los impuestos de las propias ciudades y también hay estados que no tienen impuestos estatales o que no imponen tasas a las ciudades. Por ejemplo, Delaware no cobra impuestos por adquisición de bienes en ninguna categoría o Indiana cobra un 7% a nivel estatal, pero ningunoa nivel urbano.

Así pues, a los 999 dólares del iPhone X hay que sumar una tasa de impuestos combinada de cada estado y ciudad en el que se compra.

El estado con las ‘taxes’ más altas, sumando la base del estado y la media impositiva de las ciudades que hay en él, sería Louisiana con un 9,98%. Esta cifra sin duda contrasta con el 1,76% de Alaska, el estado con los impuestos más bajos, en parte, pues no cobra a nivel estatal, solo tiene en cuenta los tipos de las urbes.

Por ello, mientras que el comprador del iPhone X en Luisiana, del estado de homónimo, paga 1098 dólares (999 + 99,70) después de aplicar las tasas, el de Alaska pagaría 1.016,58 (999 + 17,58) por el mismo teléfono. En euros, 916 y 849, respectivamente.

La cifra baila mucho dentro de los EEUU, pues. En los estados más turísticos, por ver más ampliamante la variación, el precio del teléfono cambia ligeramente: en Nueva York, se pagarían 1.083,81 dólares por el iPhone X (tipos del 8,49%), mientras que en California el móvil se queda en 1.081,41 dólares (tipos del 8,25%). Llevado a euros, el iPhone X costaría sobre 904 y 903, respectivamente.

Lo que se paga en España

Comparado con España, el tema de los impuestos casi parece más fácil: el iPhone tiene un IVA del 21%. Además del IVA, en España habría que sumar el Canon Digital a productos tecnológicos, que en el caso de un teléfono móvil sería de 1,1 euros. De este modo, habría que restar 203 euros a los 1.159 euros.

Como resultado, en España el iPhone X sin los impuestos vale 956 euros, que pasados a dólares son 1144 dólares, aproximadamente. En otras palabras, casi 200 dólares más de lo que se paga por él sin impuestos en EEUU.

¿De dónde sale esta diferencia entre ambos países? Buena pregunta, una que sólo podría contestar Apple, pues ellos ponen el precio a sus dispositivos. La compañía podría defender que, sin los impuestos, las cifras son símilares (999 y 915), pero el valor de la divisa que corresponde con cada una es muy diferente, así como los sueldos medios de cada país (45.934 euros en EEUU y 23.106 euros en España).

No es sólo una cuestión de Apple

En resumen, el iPhone X, el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus son caros para la inmensa mayoría de españoles, lo que no es ninguna novedad, pero huelga decir que la diferencia de precios entre EEUU y España, por no decir Europa en general, es algo que ocurre con todas las marcas.

El Note 8, que también rompe la barrera de los 1.000 euros con un precio de 1.033 euros, cuesta en EEUU 930 euros de base. Y podríamos citar muchos otros teléfonos para seguir ejemplificando esto, pero la conclusión es la misma: en Europa se suelen pagar precios más altos por la tecnología que en EEUU o Canadá.

Además, la diferencia de 100 euros se debe en gran medida al precio que las empresas fijan para estar más o menos seguras de sus ingresos al margen de la cotización del euro, pues la conversión con el dólar puede variar y perjudicarlas durante la vida del dispositivo.

Las razones son difusas y variadas, pero en general, es una cuestión de importación y exportación de bienes, de regulaciones sobre los productos y de que la legislación en la Unión Europea cuenta con restricciones que no están en la estadounidense. Además, el iPhone, por mucho que se fabrique en China, proviene de EEUU, así que podría incluso entenderse que sea más barato en el país donde se diseña.

Una situación similar en todas partes

Por caro que sea el iPhone X en España, es comparable al aumento de precio que se han visto otros países. En China, mercado en el que Apple necesita volver a colocarse como una de las marcas más importantes después de perder territorio ante las marcas locales, el nuevo teléfono se comprará por 8,388 yuanes, que al cambio son 1,284 dólares o 1072 euros.

En Reino Unido, que nos queda más cerca, han visto cómo la situación política ha incrementado el precio del dispositivo en todas sus cuotas. El iPhone X costará 999 libras, que son 1,325 dólares o 1.106 euros, aproximadamente.

Es un precio alto, pero que resulta mucho más elevado para los compradores por la caída de la libra en el mercado de divisas. No hay más que tomar como referente los iPhone 8: cuestan 699 y 799 libras (774 y 885 euros) a pesar de que el iPhone 7 costaba 599 y 719 libras (663 y 796), respectivamente.

En India, otro gran mercado para Apple, y uno con cada vez más interés dada la caída de ventas en China, el iPhone X valdrá 89.000 rupias, que al cambio son 1.391 dólares, 1.161 euros.

Así pues, nos guste o no, casi todos vamos a pagar algo parecido por el iPhone en cifras. No es lo mismo pagar más de 1.000 euros en España que en China o en Reino Unido, pues son economías muy diferentes en muchos puntos, pero mal de muchos… Por suerte, ya hemos hablado más de una vez de por qué no es necesario gastarse tanto dinero en un teléfono.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>