Home » Vida Saludable » Las cuatro esquinas

Las cuatro esquinas

El violador Parot sale de la cárcel

Esta imagen puede ser la de Miquel Ricart, el violador, torturador y asesino de las niñas de Alcásser. O la del violador y asesino de Alicia Lebrato. O del de Olga Sangrador. O del llamado “del ascensor”. A todos los están soltando con la cara tapada, para que las posibles víctimas no puedan defenderse, unos jueces insoportablemente indiferentes al dolor de la ciudadanía, aguijados por unos fiscales que parecen desconocer el sentido de la palabra piedad. En Estados Unidos, ni un solo juez, ni un fiscal, ni el responsable de Justicia ni el Presidente repetirían en el cargo. Aquí, donde el Poder político lo domina todo, una interpretación abusiva, disparatada y de atroces consecuencias de un solo fallo y no forzosamente aplicable del TEDH en el caso de la etarra Inés del Río ha vaciado las cárceles de alimañas. Esta hazaña del mal, buenas intenciones aparte, tiene un fin político: tapar la amnistía encubierta de etarras pactada por ZP y asumida por Rajoy. Para la Justicia, todos los violadores se llaman Parot. Cuando reincidan, para los votantes, todos los jueces que los soltaron se llamarán Rajoy.

Se rompe el asa del bolso de UGT

El escándalo del bolso de la firma Salvador Bachiller, pirateado en Asia por la UGT -setecientas copias encargadas a la “mano de obra esclava”- , facturado a la Junta de Andalucía y desvelado en una portada antológica por “El Mundo” ha supuesto un golpe letal para el emporio de corrupción que, a cuenta de los parados, viene disfrutando el socialismo andaluz en sus dos ramas: la política del PSOE en la Junta y la sindical de UGT Andalucía- Es tal el escándalo de los ERE fraudulentos y son tan enormes las sumas del dinero para los parados que eran desviadas a las cuentas de su organización y sus más significados sátrapas, que la riada puede sepultar la cueva y ahogar al mismísimo Alí Babá. Francisco Fernández, sucesor del orondo Pastrana -piso, chófer y latisueldo de UGT-A- ha disfrutado poco del cargo. Ayer anunció su dimisión, o sea, su destitución por Cándido Méndez, que como reina sacrifica su alfil. O entrega el asa para salvar el bolso. Pero la bolsa peligra: Susana Díaz pide a UGT-A que devuelva 2 millones de euros. Pero el número de la caja fuerte está en el bolsillo -o bolso pirata- de Cándido.

La última del Ku-Kux-CAC

Como ya amenazó Homs, número 2 de Artur Mas, la Generalidad catalana ha publicado su primera lista negra de gente que, por criticar los atropellos nacionalistas, no tiene derecho a existir ni a aparecer en medios que ellos puedan cerrar (ahora van contra Intereconomía TV y 13TV). La policía y juez de los que llama “sembradores de odio contra los catalanes” es el CAC, nacido Comité Anti-COPE y ahora conocido como Ku-Kux-CAC. Esta policía política tiene seis comisarios -3 de CiU, 2 del PSC y 1 del PP- que cobran 100.000 euros anuales, y gastan 5 millones al año ha dedicado un grueso informe injurioso y que amenaza con multas millonarias a gente molesta, a los que TV3, la otra cara del CAC, injuria ferozmente. Dos tercios del informe son contra mí y el resto contra periodistas (Merlos, Horcajo, Albiac, Sentís) que opinan en Madrid, o sea, fuera de las garras del Ku-Kux-CAC, y el colmo de los colmos: contra una diputada de Ciudadanos, Inés Arrimadas, legítima representante del pueblo, que, según el KKCAC, “incita al odio contra los catalanes” por criticar las multas a los que rotulan sus comercios en español.

Las SA asaltan la sede de UPyD

Mientras la Generalidad de Cataluña injuria y trata de multar por “banalizar el nazismo” a los que critican su deriva totalitaria, las “camisas pardas” del separatismo, los que pintarrajean las sedes del PP como si fueran de los socialistas alemanes o comercios de los judíos, los que agreden a militantes de Ciudadanos como si fueran del Zentrum, han asaltado la sede de UPyD en Barcelona durante dos horas, contando con la complicidad de la policía autonómica, que les dejó ir tranquilamente tras celebrar su aquelarre. Según ha denunciado Ramón de Veciana, dirigente de UPyD en el paraíso pacifista del Mahatma Mas, los delitos de ocupación, lesiones al vigilante y daños al local se saldaron sin detención alguna por orden expresa del poder político. Vamos, que aunque Artur Mas finja hilar en la misma rueca con la que el Mahatma se hacía fotos sentadito, como amigo de todo ser vivo, -incluidos el mosquito y el inglés-, el movimiento dictatorial que acaudilla amedrenta opositores y asalta las sedes de los partidos españoles, sea mediante sus “camisas pardas” sea mediante el teléfono oficial que las protege.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>