Home » Vida Saludable » La misteriosa desaparición que enciende a Argentina

La misteriosa desaparición que enciende a Argentina

Una mujer pasa junto a unos carteles que reclaman la aparición con vida de Santiago Maldonado, en Buenos Aires DAVID FERNÁNDEZEFE

Se cumple un mes de la desaparición del joven artesano cuando participaba en una protesta mapuche en la Patagonia

Conmoción en Argentina por la desaparición de un activista

Una multitud reclama a Macri la aparición con vida de un activista

“Exigimos al Gobierno nacional la aparición con vida de Santiago Maldonado”. En el teatro Cervantes de Buenos Aires acaba de concluir una función donde se representan dos obras de Copi y el elenco lanza este mensaje que recibe un estruendoso aplauso del público como respuesta. Actitudes como ésta se repiten cada día a lo largo y ancho de Argentina, un país atravesado por el clamor popular que reclama noticias sobre el joven artesano de 28 años desaparecido hace hoy un mes en la Patagonia cuando apoyaba una protesta de la comunidad mapuche reprimida por la Gendarmería (policía militarizada).

El caso ha puesto contra las cuerdas al Gobierno conservador de Mauricio Macri, cuya ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se niega a reconocer que se trate de una desaparición forzada, una figura que inquieta a la Casa Rosada, más aún cuando la propia investigación judicial ya ha tipificado la causa de esa manera. La reacción de Macri ha soliviantado a la oposición y a una parte de la opinión pública.

Más de medio millón de tuits inundaron las redes sociales el fin de semana preguntándose dónde está el joven. Artistas, intelectuales, deportistas y dirigentes políticos y sociales han unido sus voces en el mismo sentido. Y el principal sindicato de maestros ha promovido una campaña para que se estudie el caso en las escuelas, una medida que ha generado apoyos y también críticas tras la divulgación de vídeos en los que varios docentes pasan lista en clase nombrando al joven desaparecido.

Maldonado, un joven artesano de aspecto hippie, comprometido con las causas sociales, se sumó hace un mes a las protestas de un grupo de mapuches que reclamaban la liberación de uno de sus líderes, Facundo Jones Huala, detenido y encarcelado unas semanas antes. Según varios miembros de ese grupo, Maldonado fue apresado por los agentes de Gendarmería que irrumpieron en la comunidad el 1 de agosto. Y ahí se perdió su pista.

La hipótesis de la desaparición forzada

Esa es la principal hipótesis sobre la que trabaja la justicia. La fiscal encargada del caso, Silvina Ávila, envió hace unos días un informe al Gobierno en el que asegura que los testimonios de los mapuches a varios medios de comunicación se realizaron bajo el anonimato y “nunca pudieron ser judicializados”. Los mapuches han expresado en repetidas ocasiones su temor a declarar ante el juez por miedo a posibles represalias.

El Gobierno no sólo tiene enfrente a la oposición (con Cristina Kirchner a la cabeza). Los organismos de Derechos Humanos han puesto el grito en el cielo y le han reclamado a Macri más determinación en la búsqueda del joven. En una reciente reunión con varios de sus ministros, dirigentes históricas de esos organismos- como la octogenaria Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo- no ocultaron sus recelos ante la actitud del Gobierno, al que exigen también que reconozca la desaparición forzada de Maldonado, lo que implicaría una responsabilidad directa del Estado por acción o encubrimiento.

Para Bullrich, es una “locura” admitir esa posibilidad. La cuestionada ministra se pasea desde hace días por los canales de televisión más afines al oficialismo para insistir en que no hay pruebas contra la Gendarmería. En cualquier caso y para curarse en salud, el jefe de los gendarmes en la provincia de Chubut, Diego Balari, declaró a la prensa local que recibió “órdenes precisas” del Ministerio de Seguridad y del juzgado federal competente para desalojar a los mapuches que estaban cortando la carretera.

En la zona estaba presente Pablo Noceti, jefe de Gabinete de Bullrich. “Pasaba por allí”, alegó la ministra cuando se publicaron las fotos que demuestran la presencia de su “mano derecha” en el lugar de los hechos. Noceti había declarado en la radio que se iba “a detener a todos y cada uno de los miembros del RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) que produzcan delitos en la vía pública en flagrancia”.

Ese grupo mapuche defiende la violencia como método de autodefensa para reivindicar sus derechos ancestrales sobre unas tierras que hoy están en manos de compañías multinacionales como Benetton. Para el Gobierno se trata de “terroristas”. Los mapuches alegan que luchan con piedras y palos y no atentan contra vidas humanas sino contra intereses de esas compañías.

Sin avances en la investigación, las noticias contradictorias se suceden y aparecen continuamente rumores que apuntan a que el joven fue visto aquí y allá, en la frontera con Uruguay, en Chile… En ese estado de incertidumbre hoy se celebrarán en Buenos Aires y otras ciudades del país marchas para pedir el esclarecimiento del caso a un mes de una desaparición que tiene en vilo a Argentina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>