Home » Vida Saludable » Hay una prensa que no…

Hay una prensa que no…

En La Razón, Julián Cabrera resaltaba los errores de la dirección nacional de UGT frente a la situación en Andalucía: «Hay distintas maneras de afrontar en la vida pública la embarazosa situación de verse pillados con el carro del helado. Sin duda, la más digna es la del reconocimiento de errores, la asunción de responsabilidades y el camino de vuelta a casa. En el otro extremo se sitúa la huida hacia adelante, negación de la evidencia y paranoia de contubernios y campañas orquestadas. Cándido Méndez, máximo responsable confederal de UGT, el único secretario general conocido en la actual etapa democrática tras la marcha de Nicolás Redondo -que ya ha llovido- está mostrando la segunda de esas maneras. Un craso error que puede marcar no sólo el principio del fin de su dilatada trayectoria al frente de UGT, sino por extensión del propio sindicalismo en la forma en la que lo hemos entendido en España durante las últimas décadas sin mínimo atisbo de adaptación a nuevos tiempos».

Y Antonio Burgos, en ABC, ofrecía una pincelada sobre Susana Díaz y el fariseísmo del PSOE en torno a los escándalos andaluces: «Es una agradaora de la escuela de Pepe Bono, que dice lo que cada uno quiere escuchar, profesional del contento de oídos. ¿Que Susana habla a los del PP? Les dice lo de la unidad de España. ¿Que Susana habla a los del PSOE? Les dice lo del ‘nuevo tiempo’. Y de los ERE, ni mijita. Y sobre los mangazos de la UGT, de Belinda».

El País se decidía por fin ayer a publicar un editorial sobre el asunto, bajo un titular, UGT tiene que actuar, que ya anunciaba su quejumbroso contenido: «Las siglas no tienen la culpa de nada, pero sí las personas que hacen lo que no deben al amparo de aquellas, y cuyas andanzas sirven de pretexto a los que desean el hundimiento de las estructuras sindicales como resortes de una resistencia social identificable y a cara descubierta. La dependencia de los sindicatos respecto de la financiación pública les hace vulnerables y puede haberles acomodado a corruptelas o prácticas ilegales. El crédito de UGT como organización sindical depende de que afronte este asunto con rigor».

Pero la prensa de izquierdas ha estado mayormente mirando hacia otro lado, como siempre desde tiempos de los GAL. Así, al cabo de una semana durante la cual El Periódico no publicó nada sobre los escándalos de la UGT, ayer aparecían unas líneas bajo la firma de Mercedes Jansa: «El secretario general de UGT, Cándido Méndez, confía en que la federación andaluza del sindicato rinda cuentas definitivamente sobre las malas prácticas que han desembocado en diversos casos de corrupción, y que se asuman responsabilidades en forma de dimisiones». Sus lectores se preguntarán a qué ignota corrupción se refiere.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>