Home » Vida Saludable » Así reconquistó un vecino de Carabanchel su casa okupada durante las vacaciones

Así reconquistó un vecino de Carabanchel su casa okupada durante las vacaciones

Alberto en el descansillo de su vivienda de Carabanchel. SERGIO GONZÁLEZ

La Policía le recomendó no denunciar y que recuperara la casa por sus propios medios

Volvía Alberto (nombre ficticio) de vacaciones cargado como los coches que atraviesan nuestro país camino del Estrecho. «Era un 28 o un 29 de agosto», no se acuerda muy bien del día aunque fue el año pasado. Dejó su coche aparcado en segunda fila a la puerta de su casa del distrito de Carabanchel y subió con su maleta a toda prisa para irse a aparcarlo correctamente. Cuál sería su sorpresa cuando, al ir a meter la llave, no entró. «Al darme cuenta que me habían cambiado la cerradura me empezaron temblar las piernas», explica a EL MUNDO el damnificado.

Alberto llamó a la Policía para denunciar lo ocurrido y le pidieron que se acercara a una comisaría, algo que hizo. Una vez allí, le explicó el caso a los agentes y su recomendación, según el damnificado, fue esta: «Es mejor que trate de recuperar su casa como pueda, si denuncia y luego lo intenta, los okupas le pueden denunciar por allanamiento de morada».

Casi en pánico, Alberto hizo dos llamadas. La primera, a unos amigos para poder dormir esa noche. La segunda, a un vecino del barrio que, aunque estaba de vacaciones en Castellón, le aseguró que le ayudaría en su problema. Al poco rato, le puso en contacto con un ‘manitas’ que se presentó con su equipo dispuesto a solucionar la okupación. «Me voy a meter por la ventana y, si hay alguien, los sacamos a golpes entre tú y yo», le espetó a un aterrorizado Alberto.

Tras forzar una ventana corredera, accedió a la vivienda que estaba vacía. «Seguro que la okupó una mafia para realquilarla a inmigrantes sin papeles, lo hacen mucho por mi barrio», revela Alberto. Faltaba la televisión y un portátil pero el resto del contenido estaba intacto. «Así dan mejor impresión cuando la enseñen a los posibles inquilinos», explica el propietario.

Como estaba todo cerrado ya que, además de agosto este hecho se produjo a la hora de comer, Alberto debió permanecer de ‘guardia’ hasta que el manitas pudo volver con una cerradura nueva y un cerrojo adicional para poder asegurar mejor la puerta de acceso a la vivienda. En dos horas, Alberto había reconquistado su casa. «Después de una enfermedad grave y la muerte de un familiar, esto es lo peor que te puede pasar en la vida», dice el protagonista.

Cuenta Alberto que hace pública esta historia para que haya una mayor «sensibilización» sobre este tipo de prácticas. Unos hechos que él cree que pudieron ocurrirle antes ya que en una anterior ocasión se encontró «una marca con pintura blanca en el pomo de la puerta» y que eso, según él, «es una señal inequívoca de que la mafia ha señalado esa casa como ‘okupable’».

Alberto compró su casa en 2005, en plena burbuja inmobiliaria, aún le restan 83.000 euros de hipoteca y paga una cuota mensual de 410 euros. Él recalca que es su única opción de vivienda y critica a la clase política que respeta la okupación con el argumento de que son «viviendas vacías que pertenecen a bancos». «Es muy fácil defender a los okupas desde tu chalé de Galapagar», comenta Alberto en clara alusión al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Alberto se dedica a la enseñanza y, por su trabajo, pasa casi cuatro meses al año fuera de su casa. Dice que durante meses estuvo con el miedo en el cuerpo «por si volvían». «Cada vez que pensaba en mi casa cuando estaba fuera se me encogía el corazón», apunta. Ahora quiere abandonar esos 44 metros de un primer piso de Carabanchel a los que se mudó porque el barrio lo habitaba «gente mayor entrañable». «Todos los jóvenes de este barrio se han ido al PAU de Carabanchel pero yo estoy aquí atado, ¿quién va a querer venir a un barrio infestado de okupas?», lamenta Alberto que, además, tiene a otros okupas viviendo en el piso de arriba desde hace mucho tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>