Home » Vida Saludable » Abucheos y gritos de "elecciones" y "okupa" a Sánchez en su primer 12 de octubre como presidente

Abucheos y gritos de "elecciones" y "okupa" a Sánchez en su primer 12 de octubre como presidente

Sánchez, recibido con pitos y abucheos a su llegada al desfile del 12-O EL MUNDO

Amargo estreno de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en su primer desfile como motivo de la Fiesta Nacional. El público más cercano a las tribunas de autoridades lo ha recibido y despedido con abucheos, pitos, insultos y gritos repetidos de “elecciones, elecciones”.

Las primeras muestras de rechazo han tenido lugar desde el mismo momento de su llegada a la plaza de Lima de Madrid, en el Paseo de la Castellana, a pesar de que en esta ocasión no había sido anunciada por la megafonía. Como sí ha sucedido con los Reyes de España. Por lo que sólo se han dado cuenta de la llegada de Sánchez una pequeña parte de público situado junto a la tribuna de invitados y la de prensa. Porque como ya viene pasando en otras ediciones, este año se ha vuelto a colocar otra vez al público bastante lejos.

Nada más bajarse del coche, el presidente ha sido pitado, abucheado y recibido con gritos de “fuera, fuera”, “elecciones ya” y también algunos insultos. Mientras Sánchez ha continuado su marcha, sonriente, para saludar a la ministra de Defensa, Margarita Robles; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido.

Pero el momento más incómodo para Sánchez ha sido cuando, una vez iniciados los actos, se ha situado junto a otros miembros del Gobierno en la tribuna de autoridades. El público más cercano a esa zona ha subido la intensidad de sus protestas al grito de “elecciones, elecciones”. También se han podido escuchar otros gritos como “traidor” u “okupa”.

La escena se ha repetido por tercera vez cuando ha acabado el desfile y Sánchez y los miembros del Gobierno se marchaban. Posiblemente ha sido el momento con más intensidad en los abucheos y en los gritos.

En una conversación informal con periodistas, el presidente ha restado importancia a los abucheos que ha recibido: “No voy a ser menos que González y Zapatero”, ha comentado, en alusión a los ex presidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Éste fue increpado especialmente en 2009 y 2010, hasta el punto de que su Gobierno intentó pactar un protocolo contra los abucheos, aunque sin éxito.

La Princesa Leonor, los Reyes y la Infanta Sofía, durante el desfile. | REUTERS

La Princesa de Asturias, a la derecha del Rey

Todo lo contrario ha sucedido con el recibimiento y despedida de los Reyes, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, que han recibido el calor de los asistentes con aplausos y vivas cuando se han bajado y marchado en un Rolls Royce de época, de hace más de 70 años. Don Felipe ha presidido el desfile y, este año como novedad importante, a su derecha se ha situado Doña Leonor y no la Reina, en un gesto simbólico de la Casa Real por remarcar la continuidad de la Corona. Precisamente en un momento donde las fuerzas indepedendentistas de Cataluña y Podemos están atacando más a la Monarquía.

En el capítulo político, el Gobierno ha asistido prácticamente en pleno, con la única ausencia del ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Por su parte, ha sido el estreno en el desfile del líder de la oposición y del PP, Pablo Casado. Al que se le ha visto charlar con frecuencia y, en ocasiones de forma animada, con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Quién sabe si de los la actualidad política, que pasa por el acuerdo entre el Gobierno y Podemos para unos nuevos Presupuestos.

La anécdota es que ambos han aguantado estoicamente la intermitente lluvia caída en el Paseo de la Castellana de Madrid sin ponerse chubasquero ni sacar el paraguas. Cuando enfrente, por ejemplo, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, sujetaba el paraguas para proteger también a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

En la tribuna de autoridades políticas, también se encontraba la portavoz socialista, Adriana Lastra, aunque marcado distancias físicas con Casado y Rivera. Aunque luego, al acabar, sí se les ha visto charlar.

Quien no ha asistido ha sido Pablo Iglesias, que nunca ha venido a este tipo de actos. Ni siquiera ahora que es socio preferencial del Gobierno. En representación de Podemos ha estado la vicepresidenta cuarta de la Mesa del Congreso, Gloria Elizo, y el diputado Juan Antonio Delgado.

Pablo Casado y Albert Rivera, en la tribuna de autoridades. | EFE

Ausencias habituales

Entre las destacadas ausencias, también hay que constatar la del presidente de Cataluña, Quim Torra; el lehendakari, Iñigo Urkullu; y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos. A ellos, que suelen ausentarse año tras año, se ha unido este año la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para quedarse gestionando la crisis provocada por las inundaciones en Mallorca.

En cuanto al desfile en sí, la lluvia ha deslucido ligeramente el acto porque la esperada exhibición aérea ha tenido que suspenderse. Eso sí, la Patrulla Águila ha podido ofrecer uno de los momentos más emblemáticos al surcar el cielo de Madrid dejando como estela los colores de la bandera de España.

Una bandera nacional que ha sido la gran protagonista del día, a pesar de que tampoco había demasiadas en los balcones de los edificios cercanos. Ha sido un año especial porque entre las varias novedades del desfile ha estado la incorporación de seis banderas nacionales de época, representativas de diferentes momentos históricos de España, para conmemorar que este año se celebra el 175 aniversario de la bandera nacional. Eran de los reinados de Felipe IV, Carlos III, Carlos IV, Isabel II, Alfonso XII y Juan Carlos I.

Fue un 13 de octubre de 1843 cuando Isabel II estableció en un real decreto que todas las banderas debían ser iguales en forma, dimensiones y colores a la bandera de la Armada, que a partir de aquí se convirtió en la bandera de todos los ejércitos y de la nación española.

La Patrulla Águila, con los colores de la bandera. | REUTERS

Sin campaña institucional

Este ha sido el primer año que el Ministerio de Defensa no ha realizado una campaña institucional para convocar a la población a acudir al acto. Sin embargo, desde Defensa restan importancia a este asunto y explican que la campaña simplemente esta vez se ha hecho con medios propios y que se ha optado por difundirla en redes en lugar de en medios de comunicación.

El coste estimado del desfile, en el que han participado unos 4.000 militares, es de 423.000 euros, según afirmó el propio Ministerio de Defensa, a los que hay que sumar otros 200.000 de las gradas colocadas en la calle. Poco después de las 11.00 horas ha tenido lugar el salto de paracaidistas junto a la tribuna real, que ha abierto el desfile, en el que los militares han portado la bandera que fue izada a continuación mientras sonaba el himno nacional. A continuación, se ha celebrado un recuerdo a los caídos por España y una pasada-homenaje de la Patrulla Águila.

Después ha continuado el desfile terrestre, del que este año también se han visto hasta 150 vehículos de Protección Civil y Salvamento Marítimo, junto a los habituales vehículos militares.

Este año se cumplen 30 años de la incorporación de las mujeres a las Fuerzas Armadas, por lo que Defensa ha querido potenciar la presencia femenina en el desfile. Ha habido también unidades a caballo para cerrar el desfile terrestre. El acto ha finalizado con el arriado de bandera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>